Comparación de diferencias entre mejillones verdes y mejillones negros (con tabla)

La principal diferencia entre los mejillones verdes y los mejillones negros es el color y el sabor. Los mejillones verdes tienen conchas grises a verdes y un sabor suave, mientras que los mejillones negros son más intensos y tienen una concha más oscura.

  • Apariencia: Los mejillones verdes son grandes y carnosos, con una cáscara de color gris claro o verde. Los mejillones negros son más pequeños y tienen una concha negra o gris oscuro.
  • Sabor: Los mejillones verdes tienen un sabor ligero y suave y una textura masticable. Los mejillones negros son más suaves pero tienen un sabor a marisco más intenso.
  • Vida útil: tanto los mejillones verdes como los negros tienen una vida útil máxima de alrededor de siete a diez días en el refrigerador. En el congelador, los mariscos como los mejillones pueden durar de dos a tres meses.
  • Casos de uso: los mejillones verdes y negros suelen usarse indistintamente según los gustos personales. Los mejillones verdes le darán más textura a los platos, mientras que los mejillones negros le darán un sabor audaz.

Tabla comparativa entre mejillones verdes y mejillones negros

UbicaciónColorTamañoSaborTexturaDuraciónCasos de uso
Mejillones VerdesNueva Zelandaverde o grisHasta 2,5 pulgadassuave y dulceFirme y masticable7 a 10 díasPlatos de mariscos
Mejillones NegrosMundialNegroHasta 6 pulgadasIntensoSuave y tierno7 a 10 díasPlatos de mariscos

Una tabla que compara mejillones verdes y negros

¿Puedes sustituir mejillones verdes por mejillones negros?

Si bien los dos pueden verse completamente diferentes, los mejillones verdes y los mejillones negros tienen un perfil de sabor bastante similar. Ambos complementarán cualquier combinación de mariscos, como vino blanco, cítricos o aceite de oliva, tan bien como el otro.

Por esta razón, la gente suele sustituir los mejillones verdes y los mejillones negros entre sí. Ambos son igualmente deliciosos cuando se sirven al vapor o fritos, y puedes incorporarlos a platos como pasta, sopa, paella y más.

Si bien es fácil intercambiar mejillones negros y verdes, es importante recordar que las variedades negras tienden a tener un sabor más intenso.

Si usa mejillones negros en lugar de verdes, puede esperar que su comida tenga un fuerte sabor a marisco. Por el contrario, si reemplaza los mejillones verdes por negros, puede perder algo de sabor en su plato final.

En los casos en que la textura es importante, sustituir mejillones negros por mejillones verdes puede afectar la consistencia de su plato. Los mejillones verdes tienen una carne más dura que los mejillones negros, incluso después de cocerlos al vapor.

La gente a menudo termina sustituyendo los mejillones en un plato debido a la disponibilidad local. Los mejillones verdes son más difíciles de encontrar que los mejillones negros y, según el tamaño y la disponibilidad, tienden a ser más caros.

A menudo es más fácil encontrar mejillones negros en los mercados de mariscos de EE. UU. a precios asequibles, y muchos chefs caseros terminan cambiando los mejillones verdes por los negros. Está bien usar mejillones negros más fácilmente disponibles como sustituto de los mejillones verdes, aunque los platos pueden tener un sabor más a pescado.

Si tiene a mano mejillones verdes o negros, ambos pueden ser un buen sustituto de otros mariscos similares en las recetas. Los mejillones son una excelente alternativa a las ostras o las almejas y, por lo general, puedes encontrar variedades negras a precios más asequibles.

¿Qué son los mejillones verdes?


Es fácil reconocer un mejillón verde gracias a las brillantes bandas verdes que a menudo puedes ver en su caparazón. Sin embargo, los mejillones verdes pueden variar desde el esmeralda hasta el gris claro.

La mayoría de los mejillones verdes maduros que ve en el mercado también son grandes en comparación con otras especies. Los especímenes más grandes pueden alcanzar hasta seis pulgadas con un interior grueso y carnoso.

Su tamaño suele hacer que los mejillones verdes sean más caros que las variedades negras. La disponibilidad limitada también puede aumentar el precio por libra de mejillones verdes.

Provienen principalmente de Nueva Zelanda, razón por la cual los mejillones verdes también se conocen como “Mejillones de Nueva Zelanda”. También puede encontrar mejillones verdes a lo largo de las costas de América del Norte y del Sur.

Puede ser un desafío encontrar mejillones verdes en la mayoría de los mercados de mariscos de EE. UU. En cambio, están más disponibles y asequibles cerca de las zonas de cosecha. Es más fácil encontrar mejillones verdes baratos en áreas como Nueva Zelanda.

La gente valora los músculos verdes por su sabor suave, casi dulce. No dominan los platos con sabor a marisco de la misma manera que a veces lo hacen los mejillones negros.

Los mejillones verdes tienen una carne relativamente dura y son más masticables que la mayoría de los otros mariscos. Cocer al vapor o freír puede ayudar a que la carne esté más tierna. Sin embargo, algunas personas todavía encuentran que su textura es gomosa.

Cómo usar mejillones verdes

También puedes comer mejillones verdes directamente de la concha. Los mejillones son un plato de aperitivo popular y también pueden funcionar como un acompañamiento sabroso para su plato principal. Simplemente abra la cáscara con la mano y use sus dientes para raspar la carne. Es posible que desee rociar jugo de limón, mantequilla o salsa para realzar el sabor.

Una de las formas más populares de cocinar mejillones verdes es cocerlos al vapor. Ayuda a ablandar un poco la carne para una experiencia gastronómica más placentera. Por su tamaño y su carne dura, los mejillones verdes tardan más en cocinarse que los negros. Debes cocerlas al vapor durante unos 10 a 12 minutos para obtener los mejores resultados.

Ya sea que elija comer los mejillones enteros o incluirlos en una receta, es importante asegurarse de obtener carne de calidad. Los mariscos contaminados pueden provocar casos graves de intoxicación alimentaria e incluso pueden resultar en un viaje a la sala de emergencias.

Lo mejor es comprar mejillones verdes vivos siempre que sea posible. No solo sabe que está obteniendo carne fresca y saludable, sino que también terminará con una comida de mejor sabor.

Busque un caparazón que sea brillante, húmedo y con tonos vivos de verde. Los mejillones vivos deben estar ligeramente abiertos, pero se cerrarán cuando los golpees. Si un mejillón vivo no responde a tu toque, es probable que esté enfermo o muriendo.

Si bien es natural que los mejillones huelan un poco a pescado, no deberían oler demasiado fuerte. Un olor abrumador puede indicar carne rancia.

Una vez que haya elegido un lote de mejillones frescos y deliciosos, debe saber cómo prepararlos para cocinar. Los mejillones cultivados a menudo están listos para tirar directamente en la olla de vapor, pero los mejillones silvestres pueden requerir un poco de limpieza.

Los mejillones salvajes cuentan con un biso en la parte inferior, que parece una pequeña barba. Los mejillones usan este apéndice para adherirse a las rocas, pero debes quitarlo antes de cocinarlo. De lo contrario, puede afectar el sabor de su comida.

¿Qué son los mejillones negros?

Los mejillones negros son más fáciles de encontrar que los verdes en la mayoría de los mercados de mariscos. Pueden tolerar aguas más frías y se encuentran durante todo el año y en todo el mundo en las costas del Pacífico y el Atlántico. Las almejas negras son abundantes en América del Norte, tanto capturadas en la naturaleza como de piscifactoría.

A menudo, es más fácil encontrar mejillones negros que variedades como los verdes, especialmente en los supermercados estadounidenses. Los mejillones negros también son más asequibles gracias a su disponibilidad durante todo el año y son más baratos que las opciones de mariscos como almejas, ostras, cangrejos o camarones.

Los mejillones negros son más pequeños que los verdes y alcanzan solo alrededor de dos pulgadas y media de largo en la madurez. Es fácil identificar un mejillón negro gracias a su caparazón, que tendrá un color uniforme de negro a gris. A diferencia de los mejillones azules, no hay un anillo aguamarina alrededor del borde de la concha.

Muchos entusiastas de los mariscos prefieren los mejillones negros por su sabor audaz. Sin embargo, algunas personas encuentran que el sabor puede dominar platos complejos y salsas delicadas.

Los mejillones negros también tienen una textura suave y mantecosa que combina bien con otros platos. También son más fáciles de comer solos que los músculos verdes, especialmente para aquellos sensibles a la consistencia.

Cómo usar mejillones negros

Si bien muchas personas eligen comer mejillones negros con concha o media concha, también funcionan bien en la mayoría de los platos de mariscos. Aunque su sabor puede ser fuerte, complementa platos combinados con cítricos, vino y aceite de oliva.

La gente suele comer mejillones negros solos para aprovechar al máximo su rico sabor. A veces, se sirven con una guarnición de mantequilla o salsa. Los mejillones negros prácticamente se deshacen en la boca cuando se cocinan correctamente gracias a su textura suave.

Una de las formas más populares de preparar mejillones negros, como los mejillones verdes, es al vapor. Dado que los mejillones negros son más pequeños, tienen un tiempo de cocción al vapor más corto que los mejillones verdes. Solo toma alrededor de cinco a siete minutos obtener una carne perfectamente tierna.

Debes tener tanto cuidado al seleccionar los mejillones negros como los verdes. Los mejillones vivos y saludables son la mejor opción en términos de sabor y seguridad alimentaria. Siempre asegúrese de investigar si el caparazón es resbaladizo, color y olor. Si un mejillón no está abierto o no se cierra cuando lo golpeas, no deberías comprarlo.

Tanto los mejillones verdes como los negros son una delicia para cualquiera que ame el sabor de los mariscos. Aunque los dos difieren ligeramente en sabor y textura, puedes usarlos indistintamente en casi cualquier receta.

Scroll al inicio